Details

Added by on 2015-12-08

Dentro de la ciudad de Chengdu en China, un perrito empezó a morder el teléfono del dueño, provocando una ira descontrolada que llevó al hombre a arrojarle una olla de agua hirviendo al cachorro, para luego lanzarlo del balcón.

Por más increíble que parezca, el pequeño de solo 6 semanas de vidas sobrevivió y fue encontrado por una mujer de 30 años que pasaba por el lugar que fue a socorrerlo de inmediato.

El equipo de Animals Asia nunca presenció algo así, e incluso consiguieron a un cirujano muy reconocido que voló desde Hong Kong para poder ayudar a la causa. A Tuffy le hicieron distintos injertos de piel desde su escroto, una de las pocas zonas de su cuerpo que quedaron ilesas. Él mejoró a sanar de forma milagrosa y Yan Yingying, la mujer que lo rescató, fue quien lo adoptó.

“La situación debe haber sido horrible. Estoy segura de que mucha gente pasó caminando al lado del cachorro y miró para otro lado. Yo nunca había visto un animal sufriendo tanto. Los casos de crueldad animal son algo a lo que te acostumbras. En este lugar aprendes a poner tus sentimientos de lado y a centrarte en que hay que hacer algo para ayudar” dijo Tuffy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*